Publicidad

Bicicleta de pagos el medio elegido para moverse en crisis

Crece el número de cheques rechazados

La crisis hace que el medio de transporte ideal para moverse en medio de ella sea la famosa bicicleta de pagos. Viene acelerando desde finales de 2013, cuando se empezaron a notar en los plazos de pago como se fueron extiendendo el pago a 60, 90 y 180 días. Mucho empresarios con crisis encima ya están acostumbrados para mal a la bicicleta de pagos propias y la de otros.

Así como lo hace con los salarios, la inflación licúa los ingresos de las firmas del sector. Lo que acelera el andar de la bicicleta y extiende los plazos. Puede que el Gobierno decida copiar la reciente medida de la presidenta chilena Michelle Bachelet dentro de la reforma impositiva, una de las medidas obliga a las grandes firmas a correr con el pago del IVA de sus proveedores si pagan con retraso y por casa sin crisis y con crisis más todavía ya es una de las tantas formas del “ser argentino” adoptando la costumbre de pagar ‘diferidamente’.

No sería raro que las pymes y demás empresas salgan a pedirle al Gobierno que aplique una medida similar. En 2014, los plazos de cobro se duplicaron en prácticamente todos los sectores, además de la galopante inflación, lo que pone en serio riesgo los puestos laborales y a las propias empresas.

Sector de la Salud:

Entre los ejemplos están las prepagas que dan cheques a 90 y 150 días, además de tener desactualizados los aranceles desde hace 10 años y a la vez suben la cuota a afiliados hasta un 30% y Guillermo Rossi, titular de la Cámara Argentina de Laboratorios de Análisis Bioquímicos, reclama que a ellos les trasladan el 4%”, dónde se agrupan 500 laboratorios en todo el país, y a más de 5.000 trabajadores.

Este sector sufrió una crisis a fines de 2013, al haber restricciones para importar equipos de diagnóstico e insumos, los laboratorios suspendieron la actividad. Si bien ahora ingresan equipos son bajo fuerte regularización, igualmente los laboratorios se les dificulta reponer y sufren de financiamiento por el atraso en los pagos de sus clientes y la cadena de falta de pago empieza así.

Las principales “prepagas, se vuelven difícil de cobrarles ya que a pesar de que no pagan tampoco quieren negociar y, crecen los reclamamos, pero como si fueran cualquier cliente les pasan con un administrativo como para sacárselos de encima.

También alertan que cuando llegue la hora de pagar los aguinaldos, deberán “quemar cheques”. Por ahora se financian con el Pami y las Obras Sociales, que respecto a las prepagas pagan mejor y en plazos más cortos”.

Espectáculos y Eventos:

En cuanto a Organización de Eventos, las grandes empresas todavía no pagaron la realización de la fiesta de fin de año de 2013”, según Fernando Cánepa, director Ejecutivo de Enfasis Motivation Company. Para colomo deben chocarse con la burocracia de cada empresa por lo que definir la fecha de pago, primero deben llamar en la semana, de 9 a 11, y que los atienda un encargado determinado y además deben poder coincidir el llamado y que esta persona esté y esté o no quizás les digan que “la semana que viene…….”.

Cuando llega el momento de cobrar, entregan un cheque posdatado con fecha en feriado si parece una cargada o un sketch de Gasalla. “Lo que queda es financiarse con crédito en bancos y no en todos solo algunos, y en medio uno debe extender la bicicleta de pago a los propios proveedores” y hasta con los empleados.

Si No son Bicicletas Son Cheques Voladores……….

Uno de los casos es el de Blas Briceño, titular de Finnegans, desarrolladora de software de gestión aporta que en los últimos 6 meses, la empresa pasó de 50 a 70 días de plazo de cobro”, y en 2013, llegó a facturar 4 millones de dólares. Mientras ven como lLos plazos de pago de clientes se extendienden semana a semana.

Las constructoras y empresas de servicios, sufren la morosidad”. Denuncian que lo que cobraban a 15 días, pasó a ser a 30, 45 o 60 días. Algunos ya sufrieron en 2014 la llegada de cheques rechazados de incluso sus mejores clientes”. No queda otra que terminar casi jugando a la mancha y traspasarle el atraso en el pago a sus proveedores.

Empresas Entre la Espada y los Proveedores:

En cuanto a empresas de moda además de tratar de no perder la confianza de sus proveedores y tratar de pagarles, un porcentaje y “negociar con Clubes de Compras que, a cambio de pagar a menor plazo, les ofrecen descuentos”.

Las empresas de seguridad no le escapan a la inseguridad de los pagos, ante la suba “del dólar”, según Selene Lozano, gerente de Aliara, firma especializada en seguridad perimetral, sus “clientes pagan a 30 o 60 días. Pero con los pagos a 30 días, al depositar el cheque, este tiene fecha para otros 30 días.

Además sufren la entrega de sus proveedores pero bajo condición de pago contra entrega además “los insumos son importados lo que hace que sus proveedores les suban los precios por sobre el precio del dólar. Esto genera que deban dejar de stockear, y negociar descuentos por pronto pago, y hasta buscar proveedores que fabriquen los insumos. Lo bueno es que ya no dependen tanto de los proveedores y las importaciones, y reducen costos”.

Así por un lado se sufre la extensión de pagos, y otros sufren el achicamiento del cobro, también se da la modalidad de pago en efectivo y contra entrega. Así muchos cobran a 90 a 120 o 150 días, y los proveedores exigen cheques al día y adelantos”. “Esto lo sufren pymes y empresas más grandes con cadenas.

Muchos deben salir a vender cheques, o endeudarse con obras sociales, sindicados y peor con AFIP, mientras que en muchos sectores la actividad viene cayendo lo que genera suspensiones, algún despido, no contratar, reducir las jornadas de trabajo”.

Muchos de los que venían pagando a 30 días en 2013, ahora pagan a 60 días, con cheques no a la orden, lo que obliga a depositarlos, y no poder usarlos para pagarle a proveedores”. A su vez “los proveedores más pequeños, sufren el diferimiento de pagos. Por lo que muchas pymes se endeudan con el IVA, Ganancias, aportes a socios de la misma empresa y eluden pagar impuestos municipales, y tampoco pueden tomar crédito con las altas tasas.

Entre las pymes, las que elaboran alimentos, como pastas secas y demás, sufren la bicicleta de pagos’ de las grandes cadenas de supermercados que les imponen los plazos que van alargando, que superan los 20 días, achicando los márgenes.

Ya en 2013 los productores pequeños y medianos, que no disponen de molinos, vienen absorbiendo la suba del precio del trigo, que es su principal insumo. Y en 2014, aumentó el precio del plástico para el packaging.

Otro sector es la industria del biodiesel, que sufre el diferimiento de pagos además de no saber exáctamente cual es el precio que deben cobrar. Unas 20 pymes del sector sufren de la medida de haber establecido un comité gubernamental ad hoc que fija el precio del biocombustible. “Todavía cobran el precio de Febrero y no saben cuándo cobrarán ya que la principal petrolera del país, pagaba a 30 días, y ahora a 40. A su vez las pymes deben “pagar el aceite, su principal insumo, al contado y a precio dolarizado”.

Fuente: Cronista

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *