Publicidad

Cómo evitar caer en las trampas de algunos Departamentos de Finanzas y Seguros

Muchas veces al comprar un auto en un concesionario, sobre todo en los casos de modelos 0km o costosos, el vendedor que lo atendió podría sugerirle enérgicamente que hable rápidamente con un representante del Departamento de Finanzas y Seguros (F&I, por sus siglas en inglés) o la popular oficina comercial. A continuación te brindamos algunos consejos para no terminar contratando costosos planes que quizás no necesitabas.

Primero que nada: ¿qué es el Departamento de Finanzas y Seguro? Sencillo: es la oficina de la empresa concesionaria que ofrece a sus clientes distintos tipos de préstamos, financiaciones y servicios complementarios después de acordada la compra del vehículo que tanto querías tener en el salón de ventas.

Una vez allí adentro, lo más probable es que el responsable del departamento de F&I de la casa concesionaria le consulte si pretende comprar otros productos o servicios gracias a una garantía extendida que le proporciona la empresa. Entre los productos que le pueden ser sugeridos, figuran seguros de créditos, o seguros de autos de Protección Garantizada para el Auto (GAP, por sus siglas en inglés).

Lo importante aquí es que antes de decir que sí a cualquiera de estos productos que pueden sonar convenientes y atractivos a primera vista, tienes que pensar sobre cuáles son tus verdaderas necesidades y lo que realmente te terminará costando, ya que debes tener siempre como prioridad los datos de tu economía personal o familiar para evitar posibles inconvenientes o tener que ajustarte el cinturón más de lo conveniente por una decisión apresurada.

El problema que tienes que visualizar es que si aceptas algunos de esos servicios complementarios sin tener en cuenta cuáles serán sus costos, el importe del préstamo aumentará la cantidad del préstamo ya que terminarás abonando más intereses por el mismo. Eso se debe a que estarás financiando más dinero todo lo que se extienda la duración del préstamo.

Muchas personas suelen pensar que los concesionarios son los únicos que proveen esos tipos de servicios, pero ello no es así. Existe una gran variedad de empresas que proveen este tipo de productos y muchas veces a un costo menor, por lo que una de las claves siempre es comparar entre las distintas ofertas.

Gracias a Internet y el desarrollo de sitios web y aplicaciones, esa tarea que antes podía ser tediosa, aburrida y demandar una gran cantidad de tiempo, puede solamente llevar unos pocos segundos gracias a sitios que comparan planes y servicios entre las distintas empresas del rubro.

Recuerda: no es necesario ni obligatorio tiene financiar tu préstamo vehicular a través de la empresa concesionaria. Te recomendamos averiguar y comparar las tasas que podrías obtener en una cooperativa de crédito, tu banco de confianza o una empresa de préstamos.

Publicidad

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *