Se puede recomendar una cirugía para tratar los síntomas de acidez gástrica o reflujo cuando:

  1. Sus síntomas no mejoran mucho al usar medicamentos: Si ha estado tomando medicamentos para la acidez gástrica o el reflujo y no ha experimentado una mejoría significativa en sus síntomas, es posible que se le recomiende una cirugía para tratar el problema de manera más efectiva.
  2. No desea seguir tomando estos medicamentos: Algunas personas pueden preferir no depender de medicamentos a largo plazo para controlar sus síntomas de acidez gástrica o reflujo. En estos casos, la cirugía puede ser una opción a considerar.
  3. Tiene problemas más graves en el esófago: Si ha desarrollado complicaciones más graves relacionadas con el reflujo, como cicatrización o estrechamiento del esófago, úlceras o sangrado, es posible que se le recomiende una cirugía para tratar estos problemas y prevenir daños adicionales.

La cirugía para tratar la incompetencia del cardias, la válvula que separa el esófago del estómago y evita que los ácidos gástricos regresen al esófago, se realiza mediante una técnica llamada funduplicatura. Durante este procedimiento, el cirujano envuelve la parte superior del estómago alrededor de la parte inferior del esófago, creando una válvula más fuerte y más efectiva.

La cirugía de funduplicatura se puede realizar mediante laparoscopia, lo que significa que se utilizan pequeñas incisiones y se inserta una cámara y otros instrumentos a través de ellas. Esto permite una recuperación más rápida y menos dolorosa en comparación con la cirugía abierta tradicional.

El costo de una cirugía de funduplicatura puede variar dependiendo de varios factores, como la ubicación geográfica, el hospital o la clínica donde se realice el procedimiento y la cobertura del seguro médico. En general, el costo de esta cirugía puede oscilar entre los 4.000 y los 8.000 euros en España.

Es importante tener en cuenta que la cirugía de funduplicatura es un procedimiento quirúrgico y conlleva riesgos, como cualquier otra intervención. Es fundamental discutir todos los riesgos y beneficios con su médico antes de tomar una decisión sobre la cirugía.

¿Cómo se cura un cardias incompetente?

El tratamiento para un cardias incompetente varía dependiendo del grado de incompetencia y si se debe a una hernia de hiato. En casos leves, el tratamiento inicial consiste en modificar ciertos hábitos que pueden estar contribuyendo a la incompetencia del cardias. Esto puede incluir dejar de fumar, reducir o eliminar el consumo de alcohol y realizar cambios en la dieta y estilo de vida, como combatir la obesidad.

Si los cambios en el estilo de vida no son suficientes, se pueden utilizar medicamentos para ayudar a controlar los síntomas y mejorar la función del cardias. Estos medicamentos incluyen los antiácidos, los inhibidores de la bomba de protones y los procinéticos, que ayudan a mejorar el vaciado del estómago y evitar el reflujo ácido. En casos más graves o cuando los medicamentos no son efectivos, se puede considerar la cirugía para reparar o reforzar el cardias.

¿Qué ocurre si no se cierra el cardias?

¿Qué ocurre si no se cierra el cardias?

Cuando el cardias, que no deja de ser una estructura anatómica, es incompetente, permite que el contenido gástrico —con el nivel de acidez que conlleva— pueda subir hacia el esófago. Es ahí cuando se producen las molestias habituales asociadas al reflujo.

El reflujo gastroesofágico es una condición en la cual los ácidos y otros contenidos del estómago regresan al esófago, causando una sensación de ardor o acidez conocida como acidez estomacal. Cuando el cardias no se cierra adecuadamente, los ácidos gástricos pueden subir por el esófago, causando irritación y daño en la mucosa esofágica.

Las causas más comunes de una incompetencia del cardias incluyen el debilitamiento de los músculos del esfínter esofágico inferior, el aumento de la presión intraabdominal debido a la obesidad o el embarazo, y el consumo excesivo de alimentos grasos, picantes o ácidos. Además de la acidez estomacal, el reflujo gastroesofágico también puede causar otros síntomas como regurgitación, dolor en el pecho, dificultad para tragar y tos crónica.

Para tratar el reflujo gastroesofágico causado por una incompetencia del cardias, se pueden tomar medidas como evitar los alimentos y bebidas desencadenantes, comer comidas más pequeñas y frecuentes en lugar de grandes comidas, evitar acostarse inmediatamente después de comer, elevar la cabeza de la cama durante el sueño y tomar medicamentos que reduzcan la producción de ácido en el estómago. En casos más graves, puede ser necesaria la cirugía para corregir el problema del cardias y prevenir el reflujo.

¿Por qué se abre el cardias?

¿Por qué se abre el cardias?

En condiciones normales, el cardias, que es la válvula que separa el esófago del estómago, se abre únicamente cuando se producen los movimientos peristálticos del esófago al tragar los alimentos. Sin embargo, existen diferentes factores que pueden provocar la apertura del cardias de forma anormal.

Una de las causas más comunes es la presencia de una hernia de hiato, que ocurre cuando una parte del estómago se desplaza hacia arriba a través del diafragma y se posiciona junto al esófago. Esto puede provocar la apertura del cardias y el reflujo del contenido estomacal hacia el esófago, causando síntomas como acidez, regurgitación y dolor en el pecho. Otro factor que puede contribuir a la apertura del cardias es la obesidad, ya que el exceso de peso ejerce presión sobre el abdomen y puede debilitar los músculos que controlan la apertura y cierre del cardias.

El embarazo también puede ser un factor que provoque la apertura del cardias. Durante el embarazo, los niveles hormonales cambian y esto puede debilitar los músculos del cardias, lo que lleva a una apertura anormal. Además, ciertos fármacos pueden tener como efecto secundario la relajación del cardias y causar su apertura. La inmadurez del cardias en los niños y ciertas cirugías de esófago y estómago también pueden ser causas de la apertura del cardias de forma anormal.

¿Qué tan efectiva es la cirugía antirreflujo?

¿Qué tan efectiva es la cirugía antirreflujo?

La cirugía antirreflujo, también conocida como fundoplicatura, es un procedimiento quirúrgico utilizado para tratar el reflujo gastroesofágico (ERGE), una condición en la cual el ácido del estómago regresa al esófago causando acidez y otros síntomas incómodos. Esta cirugía es considerada altamente efectiva, con una tasa de éxito superior al 90% en la mayoría de los casos.

La cirugía antirreflujo se realiza con el objetivo de fortalecer el esfínter esofágico inferior, la válvula que evita que el ácido del estómago regrese al esófago. Durante el procedimiento, se envuelve una porción del estómago alrededor del esfínter esofágico inferior, creando así una especie de “válvula” adicional para prevenir el reflujo. Esta técnica ha demostrado ser efectiva en el alivio de los síntomas del reflujo y en la reducción de la necesidad de medicamentos para el manejo de la acidez.